Make your own free website on Tripod.com

BIOETICA
 

 

EXPANSIÓN DE LOS COMITES DE ETICA ASISTENCIAL


 


 










Entre los años 1983 y 1985 la «American Hospital Association's National Society for Patient Rcpresentation» realizó una encuesta sobre los hospitales que habían creado comités de ética. El 59% de los hospitales americanos los tenían funcionando. En el año 1985 los tenían el 67% de los hospitales docentes y de éstos el 86% eran comités establecidos con un promedio de 7 reuniones anuales y el resto eran comités creados Ad Hoc. Se debe a los hospitales con más de 500 camas el incremento de comités de ética asistencial en los últimos años. Maryland, en el año 1987, fue cl primer estado que decretó la obligatoriedad de instaurar en los hospitales los CEA «patient advisory committees». Los temas más tratados por los comités son: normativas sobre reanimación; continuación o no de respiración asistida u otras formas de soporte vital a los pacientes; muerte cerebral; consentimiento informado; investigación en humanos; docencia de bioética y metodología en la toma racional de decisiones.
No es ajena a esta expansión la participación, a veces excesiva, de los tribunales de justicia norteamericanos en la resolución de conflictos bioéticos.
Esto no puede extrapolarse a otros países, incluyendo la Gran Bretaña. A pesar de ello, las denuncias que han originado esta participación revelan, ante todo, la negativa de la sociedad en dejar en manos de los médicos determinar todos los aspectos relacionados con la salud, la enfermedad, la calidad de vida o el proceso de morir. La revolución del paciente frente al paternalismo médico ha comenzado a dejarse sentir en todo el mundo occidental.
Esta revolución tiene como aspecto positivo, la mayoría de edad en la relación médico-paciente y como aspecto negativo el fácil recurso a los tribunales.
Nuestro país ha comenzado ya a seguir, lentamente el camino hacia una mayor madurez en la relación médico-paciente. Aumenta el número de médicos convencidos de que hay que informar correctamente al paciente cuyas preferencias en el tratamiento hay que escuchar. Lamentablemente el camino de la denuncia fácil a los tribunales también ha comenzado. Creemos que se requiere un esfuerzo conjunto entre los organismos médicos y la judicatura para encontrar fórmulas más adecuadas a las existentes para la resolución de conflictos bioéticos.
En todo caso estamos convencidos que los CEA tienen un papel importante a jugar en d momento actual de la medicina española, no sólo para resolver conflictos asistenciales sino para ayudar a establecer y esclarecer lo que desde siempre se ha llamado lex artis que no puede quedar atenazada por el miedo ni dictada por los tribunales.

 
 
 
Copyright © 2001 Circulo Medico de Moron