Make your own free website on Tripod.com

BIOETICA
 

 

NUESTRA EXPERIENCIA Y SUS PROBLEMAS


 


 










Después de trabajar durante seis años en el proyecto de desarrollo, de los comités hospitalarios de ética en nuestros países, hoy podemos observar los resultados de ese intento con sus logros, problemas y fracasos. En primer lugar cabe señalar lo que pudo avanzarse. Si medimos los resultados por el número de comités existentes ahora y en 1989 es claro como hemos dicho al principio que hemos logrado avanzar no sólo en Argentina sino también en otros países.
El reciente surgimiento de un grupo multidisciplinario de alta calidad en el Hospital Hermanos Amieijeiras de Cuba puede ser el mejor ejemplo de que se continúa creciendo bien en este empeño.
Pero también puede prestarse atención al nivel de las discusiones en las reuniones educativas que hemos mantenido a lo largo de estos años y sin duda alguna que ha habido un favorable cambio sustancial en el estado de los conocimientos sobre estos temas así como en el interés sobre los mismos, que permite entrever el paso de una etapa "voluntarista" hacia otra más "disciplinar".
Los comités en sí mismos han mostrado importantes avances. La función que más y mejor han desarrollado ha sido la educativa. Aunque es difícil medir los resultados en este campo, si tenemos en cuenta al menos el número de conferencias y cursos organizados, así como el número de participantes profesionales y del público en general que han asistido, se ha visto una creciente actividad. Igualmente auspiciosa ha sido la capacitación en estos años de los miembros de los comités a través de su participación en diversas convocatorias realizadas. Los problemas para el crecimiento de los comités han sido muchos. Las resistencias a la plena instauración de los mismos ha sido importantes por varias razones.
Hay hospitales que han rechazado la creación de lo que han supuesto como un espacio de discusión del ejercicio del poder institucional.
Por otro lado, se han podido detectar precauciones de los profesionales ante alguna iniciativa orientada a la creación de los comités en diversos hospitales de un sistema de salud, acaso temiendo que estos organismos se convirtieran en una especie de control burocrático. En otros casos los médicos han intentado predominar sobre los otros miembros y "cerrar" el comité para no exponer problemas considerados "internos".
Algunos comités se han visto expuestos, también, a la ilusión de poder cambiar más de lo que concretamente está en sus manos poder hacer.
Una diferencia notable se ha visto entre los diversos comités según el equilibrio en la composición de los mismos. Cuando ha predominado la presencia de profesionales de la salud los comités toman un sesgo más orientado hacia la toma de decisiones que hacia la reflexión misma. Esto cambia sin embargo cuando científicos sociales y eticistas equilibran con sus puntos de vista y aportes conceptuales las diversas funciones de los comités.
En este sentido, así como la figura del abogado ha sido esencial para esclarecer los problemas en su perspectiva legal, los psicólogos y psiquiatras esclarecen muchos aspectos de la problemática subjetiva de los pacientes, y los filósofos ayudan a tener un manejo riguroso del lenguaje normativo y la justificación moral de las decisiones. Otros problemas no menos importantes de estos comités han sido la precipitación para la resolución de casos cuando el grupo aún no estaba capacitado; la falta de claridad en los objetivos y la debilidad del vínculo con la dirección o con la institución en su conjunto.

 
 
 
Copyright © 2001 Circulo Medico de Moron